El Método

El concepto

En este método, cada sesión de conversación gira en torno a un concepto. Las conversaciones ayudan a canalizar las inquietudes de los usuarios para que este logre apropiarse de conceptos que constituyan un nuevo conocimiento. El objetivo de la conversación es, entonces, que los interlocutores hagan ejercicios de conceptualización.

El concepto es la unidad mínima de conocimiento. Apropiar un concepto es tener la capacidad de conceptualizar. Al conceptualizar el aprendiz logra diferenciar y generalizar. Es decir, podemos diferenciar un concepto de cualquier otro. De igual forma, se puede generalizar, lo que permite identificar el concepto, independientemente del contexto e incluso de la forma en que se presente, y extrapolarlo a otras situaciones que así lo ameriten.

El tema

Un conjunto de conceptos interrelacionados conforma un tema. La clasificación de temas es arbitraria, pero conveniente para agrupar conceptos y definir una ruta de conversación. Los temas tienen una secuencialidad, por cuanto en ocasiones es necesario apropiar conceptos específicos para comprender otros con mayor grado de complejidad.

Por lo anterior, el orden de los temas es importante en el proceso de conversación planteado y, por lo tanto, en el proceso de aprendizaje.

El curso

El curso es el conjunto de conceptos agrupados en temas que se abordan de manera secuencial en sesiones de conversación definidas, lo que le permite al aprendiz ir apropiando el conocimiento en forma gradual.

La conversación

La conversación exige la determinación de los interlocutores de escuchar y de aportar. La conversación es útil en la medida que se pregunta cuando no se entiende o se cuestiona si no se está de acuerdo.

Mantener el tema de conversación permite centrarse en el concepto que se plantea cómo tema principal de la conversación y hace más efectivo el proceso de conceptualización.

Al finalizar una conversación se realizan algunas preguntas con el fin de repasar la conversación y para que el estudiante evalúe si su apropiación de los conceptos le permite responder adecuadamente. La calificación no pretende establecer si el estudiante apropió o no el concepto, es sólo una guía para el estudiante.

La ruta de la conversación para el aprendizaje

El curso plantea una ruta de temas, en cada tema un conjunto de conceptos, cada uno de ellos se trata en una sesión de conversación. Al finalizar la ruta se considera que el estudiante ha realizado un recorrido que le permite acercarse un poco más a una realidad determinada. Hacer el curso varias veces le dará un mayor acercamiento a la realidad particular en la que está interesado.

El curso no se considera aprobado o reprobado, simplemente realizado.